Conventos en Toledo

Ruta de los Conventos en Toledo para visitar los conventos en Toledo de apertura o los conventos de clausura en Toledo donde las monjas elabora los mazapanes en toledo.

Es cierto que puedes llegar a perderte entre los innumerables nombres de conventos en Toledo, monasterios e iglesias y puede llegar a ser muy difícil elegir aquellos edificios más representativos y cuya visita conventos en Toledo puedas aprovechar y disfrutar más para hacer turismo.

La ciudad imperial de Toledo dejó paso al centralismo madrileño en el aspecto político, pero Toledo se mantuvo como centro religioso durante mucho tiempo. Hay que recordar que la Catedral de Toledo, es en la actualidad la Catedral Primada por representar la cabeza de la Iglesia española. Seguramente por esta tradición religiosa tan arraigada, en tu visita a Toledo comprobarás que una buena parte de los monumentos son iglesias y conventos.

No desprecies ninguno de los conventos toledanos, porque aunque no sean visitables, seguro que entre sus muros te encuentras con alguna delicatessen monacal, no olvides la visita al rico patrimonio que tiene los conventos de la provincia de Toledo.

Ruta de los Conventos en Toledo

Es el caso del Convento de San Clemente, uno de los conventos que recibió la protección de Alfonso X el Sabio y del que dicen que fue el lugar donde se inventó el mazapán. En la actualidad, este convento no admite visitas a su interior, pero sí tiene habilitada una sala con exposiciones temporales y se pueden adquirir productos artesanos.

Uno de los conventos que sí admiten visitas y que no te puedes perder es el de Santa Isabel, un particular edificio que mezcla los estilos mudéjar y gótico debido a sus diferentes épocas constructivas. Merece la pena la visita al patio de los Naranjos, al patio de los Laureles y al claustro de la Enfermería.

Tal vez el más interesantes de los conventos de Toledo sea el Convento de Santo Domingo el Antiguo por su relación con el Greco. Y es que dicen que aquí reposan los restos del pintor cretense, aunque hay otros que piensan que se trata tan solo de leyenda urbana. Pero en Toledo es muy difícil separar la leyenda de la realidad y así también, este convento parece tener un origen en el siglo X, cuando Alfonso VI reconquistó la ciudad de Toledo.

En cualquier caso, el Convento de Santo Domingo el Antiguo es también un espectacular museo de pintura, escultura, orfebrería, cerámica y textiles, aunque su verdadera joya son los contratos originales firmados por el Greco de sus primeras obras realizadas en Toledo, pinturas que aún pueden verse en el altar mayor de esta iglesia.

Para no saturarte de visitas conventuales, puedes cerrar el capítulo de conventos en Toledo con un convento que hoy en día ha perdido su carácter religioso. Se trata de San Pedro Mártir o la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, donde puedes ver, entre otras cosas, las esculturas de los Condes de Mélito, los verdaderos protagonistas de la leyenda de Gustavo Adolfo Bécquer, “El beso”.

Si compartes esta entrada ayudas a mejorar la calidad de esta publicación, muchas gracias por compartir.