Custodia de Arfe

Custodia de Toledo España e historia custodia Toledo realizada por Enrique de Arfe. Entrar a la Catedral de Toledo es entrar a un lugar donde los tesoros se encuentran en cualquier rincón. Y hablamos de tesoros materiales, de lujo, de piedras preciosas, de oro y de plata, pero también de tesoros culturales y del mayor tesoro que puede ser reencontrarse con el pasado y con uno mismo entre sus muros altos y fríos pero acogedores a la vez. Esa es la contradicción que se esconde tras las puertas de la Catedral Primada: la ampulosidad frente a la sencillez.

Entre las numerosas capillas y salas de la Catedral destaca, además de la Sacristía, la sala del Tesoro, llamada así porque en ella se expone la niña mimada de la Catedral, la Custodia de Arfe. Aunque también es verdad que es muy difícil determinar cuál es la auténtica protagonista en una Catedral repleta de joyas. Pero nos quedamos con la Custodia, por su espectacularidad, como comprobarás nada más entrar por la puerta del Tesoro.

La custodia en realidad no es una sino dos. Una primera custodia u ostensorio original de estilo gótico, que la propia reina Isabel la Católica encargó labrar con piedras preciosas y 17 kilos de oro, de ese primer cargamento de oro que llegó de la América recién descubierta. Posteriormente, el Cardenal Cisneros pensó que la custodia no era lo suficientemente espectacular y se aseguró de que acaparara la atención de los fieles encargando al platero alemán, Enrique de Arfe, una nueva custodia que recubriera la anterior.

Custodia de Arfe Catedral de Toledo

Así, Enrique de Arfe elaboró la nueva custodia en estilo gótico flamígero utilizando 183 kilos de plata y 18 de oro dando como resultado un artefacto monumental formado por 5.600 piezas de espectacular belleza unidas por 12.500 tornillos y con un peso de 200 kilos. Además, el maestro alemán tuvo la delicadeza de añadir un manual de instrucciones para poder armarla y desarmarla cuando tuviera que limpiarse o restaurarse.

A estas alturas, y si ya has te has quedado inmóvil delante del expositor de la Custodia, tal vez te preguntes qué es exactamente una custodia, algo que en las guías se olvidan de explicar, dando por supuesto, que el visitante conoce su función. Una custodia es el lugar donde se alberga la hostia consagrada; en teoría el lugar donde se “custodia” o “guarda” el cuerpo de Cristo. El por qué de tanta ostentación y las dimensiones del artefacto en cuestión, teniendo en cuenta el tamaño de la hostia, es algo que escapa a nuestro debate.

Si compartes esta entrada ayudas a mejorar la calidad de esta publicación, muchas gracias por compartir.