Hombre de Palo

Sabes cual es la calle hombre de palo en Toledo, o por que se conoce a esta calle como calle Hombre de Palo y que tiene que ver todo esto con Juanelo Turriano.

La visita a Toledo está plagada de edificios, monumentos y museos, pero el Casco Históricos está lleno también de lugares y calles emblemáticas que bien merecen una parada para disfrutar del sabor de su historia y sus leyendas. Una de esas calles, por las que vas a tener que pasar obligatoriamente, ya que es una de las arterias principales de la ciudad es la calle Hombre de Palo.

Desde la Plaza de Zocodover, en tu camino hacia la Catedral de Toledo por el que te guiará la silueta de su torre, atravesarás la calle Comercio, también llamada calle Ancha, por más que su nombre parezca una broma. En esta calle, llamada Comercio por ser una de las más comerciales, encontrarás las típicas tiendas de todas las ciudades, pero también infinidad de comercios de souvenirs. Pero también se llama calle Ancha, precisamente y, aunque te parezca lo contrario, por ser una de la más anchas del Casco Histórico.

Esta calle Comercio o Ancha va a desembocar en una encrucijada de las Cuatro Calles y uno de esos ramales es la calle Hombre de Palo por la que deberás avanzar si quieres llegar a la Plaza del Ayuntamiento y a la Catedral. En la calle Hombre de Palo puedes encontrar restaurantes con la gastronomía típica de Toledo al mejor precio, y también a precios más elevados, así como varios comercios con productos típicos, como quesos, azafrán y hasta espadas, para regalar.

Calle del Hombre de Palo

Pero si nos interesa la calle Hombre de Palo es, por esa energía que transmiten las paredes traseras de la Catedral testigo de todas la vivencias y leyendas de la historia de la ciudad. Una de esas historias, que algunos dicen que no es leyenda, es la del Hombre de Palo, que tiene como protagonista al relojero italiano Juanelo Turriano, el creador del famoso Artificio de Juanelo, pero también de un particular muñeco de madera.

Juanelo Turriano llegó de Italia en tiempos de Carlos V, poniéndose a su servicio como relojero pero también como ingeniero. Fue él el que consiguió, mediante el Artificio que llevaba su nombre, que el agua del Tajo llegara hasta Toledo por medios mecánicos sin necesidad de transportarla a mano. Pero es bien conocido que los reyes no siempre reconocen los servicios prestados y, a pesar del gran avance para la ciudad, Juanelo quedó olvidado por la corte y sus trabajo sin remunerar.

leyenda del hombre de palo

De esta manera, se vio obligado a pedir limosna para sobrevivir, pero su orgullo y su dignidad le impedían ponerse en la calle a mendigar. Así que inventó otro extraño artilugio, un muñeco de madera que se movía mecánicamente, como un robot, capaz de andar por las calles, recoger los alimentos y volver a casa del relojero.

Dicen que el asombro de los toledanos fue mayor cuando vieron por primera vez en los alrededores del a catedral a este muñeco de madera mecanizado que a primera vista parecía un hombre de verdad. Y a segunda vista, lo que resultaba era un Hombre de Palo.

Si compartes esta entrada ayudas a mejorar la calidad de esta publicación, muchas gracias por compartir.