Judería de Toledo

Ruta por la Judería de Toledo, conozcamos la judería de Toledo uno de los barrios Judíos más emblemáticos de Toledo que evidencia el poderío de uno de los grupos culturales más influyentes de la ciudad: los judíos. Hasta su expulsión por decreto de los Reyes Católicos en 1492, los judíos contribuyeron como nadie a enriquecer la ciudad, y estamos hablando de prestigio económico, pero también de prestigio cultural.

A la judería puedes acceder desde el corazón mismo de Toledo, llegando desde la Catedral Primada a la Calle Trinidad que te llevará entre comercios de damasquinados y artesanía hasta la concurrida calle de Santo Tomé. A partir de ahí, son muchas las posibilidades de descubrir esta cultura judía con sus sinagogas en Toledo, sus librerías y los inevitables damasquinos.

Pero a la judería también se puede acceder desde su entrada principal originaria que es la Puerta del Cambrón, llamada así por las cambroneras que crecían en sus muros. Subiendo le empinada cuesta, te encontrarás de lleno con la imponente figura del Monasterio de San Juan de los Reyes, una obra arquitectónica pensada para hacer visible el poder inmenso de los Reyes Católicos en una maniobra de propaganda política que nos resulta de lo más actual.

Barrio Judío Toledo

Caminar por el barrio judío te transportará a la época de las Tres Culturas, una época de tolerancia y una auténtica lección de convivencia que disfrutarás por el laberíntico entramado de calles. Si te desvías de las calles principales, puedes ir descubriendo retazos de historia y leyendas de Toledo en cada rincón, como en la Calle del Ángel y sus baños judíos y perderte hasta llegar a la emblemática Calle de las Bulas.

Para estas alturas ya te has salido de la ruta de la Judería perdiéndote en el laberinto toledano, pero no te preocupes porque si algo demuestra esta ciudad es que siempre hay otra opción; siempre hay un camino de vuelta. No vuelvas sobre tus pasos, mejor investiga nuevas calles y ve acercándote hasta una de las joyas del barrio judío, la Sinagoga Santa María la Blanca.

La breve visita a Santa María la Blanca te dejará con ganas de más, así que puedes acercarte hasta la otra Sinagoga del Tránsito, emblema de la cultura judía que alberga el Museo Sefardí. El mejor lugar para reposar la visita al Museo Sefardí son los Jardines del Tránsito. Allí, entre la panorámica del Tajo y retazos del Greco y de Samuel Leví puedes ir empezando a cambiar el tono de tu visita y prepararte para disfrutar de una de las joyas de Toledo: el Greco.

Y es que parte del universo del pintor cretense se vive en la judería. Allí encontrarás la Casa Museo del Greco, un museo renovado y moderno para empaparte de la obra del Greco. Aunque para culminar esta ruta por la judería, que es también parte de la ruta del Greco, no puedes dejar de visitar la obra maestra del pintor, “El entierro del Conde Orgaz”, en la Iglesia de Santo Tomé.

Si compartes esta entrada ayudas a mejorar la calidad de esta publicación, muchas gracias por compartir.