Museo de Victorio Macho

Vamos a visitar el Museo de Victorio Macho en Toledo, en realidad es una Casa Museo de Victorio Macho ubicado en pleno barrio Judío, junto al Paseo del Tránsito, nos encontramos con uno de los espacios culturales más dinámicos e interesantes de Toledo.

Se trata del Museo de Victorio Macho, dedicado al famoso escultor palentino que en su día se trasladó a Toledo y edificó su casa y su taller en la conocidísima Roca Tarpeya, conozcamos un poco sobre la Real Fundación de Toledo.

El Museo está diseñado a modo de las casas-museo de personajes ilustres y la visita está distribuida por varios espacios diferenciados gestionados por la Real Fundación de Toledo. En el museo como tal, se exponen numerosos retratos en bronce de personalidades que tuvieron contacto con Victorio Macho, como la Pasionaria, Miguel de Unamuno o Gregorio Marañón. Destaca por la emotividad que desprende la escultura sedente titulada “La Madre” y que representa a la madre del artista.

Seguimos encontrándonos con familiares de Victorio Macho en la Cripta, con la escultura “Hermano Marcelo” que no deja indiferente a nadie. Para tomar un poco de aire, lo mejor es pasear por el jardín donde se encuentran las mismas esculturas que el artista tenía colocadas cuando vivía allí.

Y por último, aunque en realidad, se trata del paso previo a la visita del Museo Victorio Macho, el salón de actos propone un audiovisual sobre la ciudad de Toledo, que hace un recorrido por todos los momentos históricos; totalmente imprescindible para entender y aprovechar a fondo la visita a Toledo.

Pero este museo o esta casa de Victorio Macho destaca por el lugar elegido por el escultor para construirla. Precisamente la Roca Tarpeya, sobre el río Tajo, un lugar emblemático que no fue exclusivo de la antigua Roma, como mucha gente cree, aunque sea precisamente allí donde encontramos su origen.

La Roca Tarpeya tuvo la misma función en Roma que en Toledo. En Roma, su origen se remonta a la fundación de la ciudad, con una sacerdotisa llamada Tarpeya como protagonista que terminó sus días siendo lanzada por el peñasco a consecuencia de una traición. Desde ese momento, cualquier traidor o supuesto traidor a Roma, era lanzado por dicha Roca Tarpeya.

Y Toledo no podía ser menos, así que aprovechó su geografía para tener su propia Roca Tarpeya, el lugar donde terminaban sus días delincuentes, traidores o gentes contrarias al poder de turno. Aunque también fue el lugar testigo de confidencias, amores secretos y pasiones prohibidas. Un lugar, sin duda, que emana inspiración para cualquier artista y por eso fue el elegido por Victorio Macho para construir su taller, en el hoy en día veremos el Museo de Escultura Victorio Macho.

Si compartes esta entrada ayudas a mejorar la calidad de esta publicación, muchas gracias por compartir.