Palacio Arzobispal

Queremos recomendar visitar el Palacio Arzobispal de Toledo, perteneciente al arzobispado, en la foto del Palacio Arzobispal podemos ver lo impresionante que es este palacio de Toledo, para conocer mejor el Palacio Arzobispal podemos incluirlo en nuestra ruta o recorrido.

Que hay que ver en esta ruta, antes de afrontar la visita a la Catedral de Toledo, puedes abrir boca recorriendo las inmediaciones, esto es, el Palacio Arzobispal y la Plaza del Ayuntamiento, mientras vas notando la llamada de la Catedral; porque su fuerza espiritual, o la oleada de turistas, te llevará irremediablemente hasta la Puerta Llana para comenzar la visita.

El lugar donde termina la Calle Hombre de Palo, supone una encrucijada de caminos de difícil decisión. Al fin y al cabo, en Toledo todas las calles te van a sorprender. Pero como la fuerza de la Catedral gana por goleada en estos casos, puedes bajar hacia la Plaza del Ayuntamiento para contemplar una de las fachadas de la Catedral, así como una de sus puertas, la llamada Puerta del Perdón.

Arco Del Palacio

Ahora nos fijaremos en el arco del palacio, tienes que cruzar el Arco de Palacio, que no es otra cosa sino un pasadizo elevado que comunica la Catedral con el Palacio Arzobispal, la propia residencia de los Arzobispos. El Palacio Arzobispal no es un monumento visitable, no hay horarios Palacio Arzobispal, pero sí se puede observar desde el exterior parte de la grandeza de su portada renacentista y el esplendor del que ha gozado a lo largo de la historia.

La historia del Palacio Arzobispal va de la mano de la construcción de la propia Catedral, pues fue el Rey Alfonso VIII el que donó al Arzobispo Jiménez de Rada, promotor de la Catedral, las casas de enfrente para construir su residencia. Una residencia que fue convertida en un auténtico palacio, aunque para compensar un poco tanto derroche, crearon la “casa de los pobres”, un comedor social que estaba ubicado en lo que hoy es la librería pastoral.

Plaza del Ayuntamiento

De este Palacio Arzobispal llegas a la Plaza del Ayuntamiento. Si la Plaza de Zocodover es la plaza del pueblo, que transmite como nadie la vida social de Toledo, la Plaza del Ayuntamiento de Toledo tiene la dignidad y la sobriedad de los poderes públicos.

Ayuntamiento y Catedral unidos en el mismo lugar para gobernar la ciudad de Toledo. Lógicamente, la Plaza de Ayuntamiento encuentra su origen en la misma época que la Catedral, hacia 1339, pero el primer edificio del Ayuntamiento data de algo más tarde.

Nada queda de aquél primigenio Ayuntamiento, ya que lo que hoy podemos observar es fruto de tantas y tantas remodelaciones, entre las que cabe destacar la de Juan de Herrera en el siglo XVI y la de Jorge Manuel Theotocopuli, hijo de El Greco, en el siglo XVII. Para los aficionados a los grabados podemos apreciar un bonito escudo Toledo. Sin embargo, tu mirada va a alejarse pronto de las dependencias municipales para centrarse en el otro lado de la Plaza, en la fachada principal de la Catedral.

Si compartes esta entrada ayudas a mejorar la calidad de esta publicación, muchas gracias por compartir.