Puente de Alcántara

Historia Puente Alcántara Toledo y puentes sobre el río tajo en Toledo, si el Puente de San Martín une los cigarrales con San Juan de los Reyes, se podría decir que el Puente de Alcántara une el Castillo de San Servando con la Plaza de Zocodover. El Puente de Alcántara es el acceso casi obligado al Casco Histórico si llegas a Toledo en el Ave. Bienvenido a este puente de origen romano que te introducirá en la magia de Toledo, veamos donde esta el puente de alcántara.

Si tienes la suerte de pernoctar en Toledo no puedes perderte la visita nocturna al Puente de Alcántara, que te impresionará por la iluminación del Castillo de San Servando al frente. Y si recorres con la mirada el Río Tajo descubrirás en la localización del puente de alcántara en sus orillas un moderno sistema de iluminación que te ambienta de forma brutal en todas esas historias y leyendas toledanas de magia, brujería, caballeros medievales, alquimia….

Y es que el Puente de Alcántara es el lugar ideal para empezar alguna de las muchas rutas nocturnas que te ofrece Toledo. Este puente tiene un origen romano, pero lo cierto es que totalmente imperceptible. Más tarde sería reconstruido por los musulmanes, aunque de esa época solo perdura el espolón del lado que da al Castillo de San Servando donde se pueden apreciar los mármoles visigodos que tiene como decoración.

Debido a que durante siglos fue el acceso principal a la ciudad de Toledo, el trasiego de gentes, mercancías y los daños producidos por las sucesivas guerras, conquistas y reconquistas, el Puente de Alcántara ha sufrido numerosas reconstrucciones. La torre mudéjar del lado más próximo al Casco Histórico fue construida bajo mandato de Alfonso X, pero llama más la atención su remodelación a manos de los Reyes Católicos, todo un Puente Nuevo de Alcántara en Toledo.

Es precisamente uno de los elementos más impactantes de este Puente la puerta fortificada decorada con la imagen de San Ildefonso, el patrón de la ciudad de Toledo y el escudo de los Reyes Católicos, un símbolo del poder de Isabel y Fernando que encontrarás en cualquier rincón de la ciudad.

No es nada extraño que este Puente de Alcántara fuera el lugar elegido por los romanos para entrar a la ciudad, tal y como cuentan las crónicas, ya que se trataba de uno de los puntos que unían las calzadas romanas del este y del sur en dirección a Zaragoza. Si accedes a Toledo por primera vez desde este Puente sentirás esa carácter contradictorio toledano de accesibilidad y distanciamiento, porque Toledo está deseando acogerte entre sus calles laberínticas, pero al mismo tiempo se muestra incapaz de mostrarte todos sus secretos.

Y ya que estamos hablando de romanos, aunque sus huellas no queden reflejadas en la estampa actual del Puente de Alcántara, si observas las orillas del río desde el puente, aún son visibles unas piedras a cada orilla, restos de lo que fuera el famoso acueducto romano, que Toledo también tuvo. Una construcción que cayó en desuso en época musulmana y que evidenció ese gran problema de Toledo con el abastecimiento de agua, nunca resuelto a pesar de los esfuerzos de personajes como Juanelo Turriano y su artificio, hoy en día el uso actual del puente alcántara siguen pasando miles de personas que visitan Toledo.

Si compartes esta entrada ayudas a mejorar la calidad de esta publicación, muchas gracias por compartir.