Puerta del Sol

Puerta del Sol Toledo, como Madrid, Toledo también tiene su Puerta del Sol. Una puerta muy diferente a la de la capital, pero que nada tiene que envidiar a la televisiva puerta del Sol. Se trata de un claro ejemplo de arquitectura mudéjar reconstruida en el Siglo XIV sobre una previa puerta islámica del Siglo X. El encanto del estilo Puerta del Sol en Toeldo lo encuentras en su imponente exterior, a modo de arco de triunfo.

Pero su interior también te deparará varias sorpresas porque es una de las pocas puertas de Toledo a la que puedes acceder en una visita por tu cuenta, ya que a las demás solo se puede entrar en las rutas concertadas de Puertas y Murallas. El acceso a la Puerta del Sol de Toledo es gratuito y tras unas escaleras irregulares y complicadas te encuentras con un modesto Centro de Interpretación del Mudéjar Defensivo Toledano.

Además, la vista que obtienes desde su terraza almenada, con una panorámica de la ciudad, es una de las experiencias más interesantes de la visita a Toledo. El nombre de esta puerta se debe al relieve incluido entre los dos arcos de herradura que dan la bienvenida, un relieve donde aparece la típica imagen catedralicia de la imposición de la casulla a San Ildefonso bajo la atenta mirada del Sol y la Luna.

Leyenda Puerta del Sol Toledo

Pero la Puerta del Sol Toledo aún tiene un relieve más que es la base de una de las leyendas más comentadas de Toledo; la de los Niños Hermosos. Cuentan que los toledanos vivían bajo la tiranía de un alcaide despótico llamado Fernando Gonzalo. El tal Fernando había puesto sus ojos en una joven viuda toledana madre de dos hijos y estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para conseguir sus favores.

En vista que la joven viuda no cedía a sus presiones, el alcaide decidió secuestrar a sus hijos para que no le quedara más remedio que aceptar sus deseos, en vista de que era él la máxima autoridad en Toledo. Sin embargo, la llegada a la ciudad del Rey Fernando III, conocido por ser un monarca sabio y justo, cambió el rumbo de los acontecimientos y la suerte de la joven viuda.

Estando el Rey, el alcaide y todos los ciudadanos de Toledo reunidos en la Plaza de Zocodover, nadie se atrevía a lanzar una queja contra su gobernante hasta que la mujer protagonista de nuestra historia acusó Fernando Gonzalo de haber secuestrado a sus dos hijos. De pronto, todos se animaron a acusar al alcaide y el Rey decidió actuar de forma justa. Allí mismo Fernando Gonzalo fue ejecutado y se mandó esculpir la lápida que vemos en la Puerta del Sol con la imagen de los dos niños para que nadie pudiera olvidar esta historia en la puerta del sol.

Y efectivamente, nadie ha olvidado esta historia de la puerta del sol en Toledo, ya que aún se puede encontrar la calle que lleva su nombre, el Callejón de los Niños Hermosos. Respecto a la lápida o relieve situado la Puerta del Sol, cabe decir que tiene una historia más prosaica que la que se cuenta en la leyenda, ya que en realidad es un fragmento de un sarcófago de los inicios del cristianismo que nada tiene que ver con los niños. Pero así es Toledo, donde encontrarás sí o sí una leyenda en cada rincón.

Desde lo alto del mirador de la puerta del sol en Toledo puedes aprovechar a sacar algunas fotos de Toledo y fotos de la misma puerta del Sol o contemplar todo el arte puerta del sol toledo.

Si compartes esta entrada ayudas a mejorar la calidad de esta publicación, muchas gracias por compartir.