Sinagoga del Tránsito España

La Sinagoga del Tránsito en España, El auténtico emblema de la judería en Toledo se encuentra en la calle Samuel Leví. Tal vez dudes entre disfrutar de la panorámica en los Jardines del Tránsito o meterte de lleno en el Toledo del Greco visitando el Museo del Greco, pero aún queda una parada más que te aclarará muchas cosas del Toledo judío: el Museo Sefardí.

Para que no te pierdas entre la maraña de nombres por los que se conoce cada monumento, hay que aclarar que el Museo Sefardí se llama también Sinagoga del Tránsito y Sinagoga de Samuel Leví. Pero las tres denominaciones sirven para que te quedes atrapado en esta época del Toledo más floreciente y cultural.

Museo Sefardí

El Museo Sefardí o la variedad de nombres responde a los avatares históricos por los que ha pasado un monumento cargado de simbolismo para varias culturas. El tesorero judío del rey Pedro I, Samuel Leví, encargó la construcción de esta Sinagoga en un tiempo en el que ya estaba prohibido levantar templos que no fueran cristianos.

Poco duró su función como lugar de culto judío, ya que tras la expulsión de los judíos, se convirtió en sede de la Orden de Calatrava. Fue ya en el siglo XVIII cuando un cuadro que representaba el Tránsito de Nuestra Señora le dio el nombre de Sinagoga del Tránsito. Y ya en pleno siglo XX se convertiría en Museo Sefardí y lugar de encuentro cultural.

Una Sinagoga y un Museo

Museo Sefardi

Al igual que ocurre con la Sinagoga Santa María la Blanca, esta Sinagoga del siglo XIV impacta por el contraste que ofrece entre un exterior sobrio y poco atractivo y un interior fabuloso. La que fuera la última Sinagoga construida en España alberga hoy en día el Museo Sefardí, un museo de titularidad estatal que busca reunir y mantener la cultura los judíos que vivieron en la Península.

El Museo Sefardí en su visita te recibe con una sala de oración que impone por la espiritualidad que emana. Elevando la vista te sorprende la altura de los muros y la rica ornamentación de sus yeserías con inscripciones en hebreo, pero también en árabe. El recorrido por el Museo te permitirá conocer todos los detalles de la cultura Sefardí, de todos esos judíos que poblaron el mundo entero tras su expulsión de la Península.

El edificio de la Sinagoga del Tránsito no es un museo al uso. Pocas experiencias más gratas que unos minutos de descanso en el Patio Norte, en el llamado Jardín de la Memoria acogido por el silencio de las lápidas procedentes de cementerios judíos de toda España en Toledo o en el Jardín Sonoro, viajando sin moverte al siglo XIV mientras te envuelven los sonidos cotidianos del típico barrio judío.

Si compartes esta entrada ayudas a mejorar la calidad de esta publicación, muchas gracias por compartir.